¿Qué es el Trastorno de Pánico o Ataque de Pánico?

Es un trastorno de ansiedad caracterizado por un malestar muy intenso, acompañado de respuestas fisiológicas muy invasivas que pueden llegar a dar la sensación de fatalidad inminente y miedo a la pérdida de control. Es eso lo que hace que lo vivas con extremo malestar y puedas desarrollar un miedo a esas sensaciones, lo que yo llamo “miedo al miedo”. A raíz de ese primer ataque también puedes hacer asociaciones de lugares o situaciones en las cuales lo has padecido y por tanto llegar a la evitación de las mismas por temor a su repetición. Esto lo convierte en un trastorno muy incapacitante al que hay que poner solución inmediatamente antes de que se generalice a varios ámbitos de tu vida.

Síntomas de alerta

  • Palpitaciones e incremento significativo de la frecuencia cardíaca.
  • Sudoración corporal.
  • Temblores, mareos o desmayos.
  • Sensación de ahogo y sensación de no poder respirar normal.
  • Opresión torácica.
  • Náuseas o dolor abdominal.
  • Sensación de estar fuera de ti mismo.
  • Temor a morir o perder el control.
  • Parestesias o sensación de hormigueo.
  • Escalofríos o sofocos.

Beneficios del tratamiento del Trastorno de Pánico

Uno de los principales objetivos es, mediante  en tratamiento temprano, evitar la evitación de lugares y situaciones asociada al trastorno, pudiendo dar lugar sino a una generalización de evitaciones con el posterior desarrollo de una agorafobia (mucho más incapacitante).

Objetivos inmediatos para ti:

  • Cambiar patrones de pensamiento que te conducen al miedo y ansiedad.
  • Conocer la progresión de los ataques de pánico para así poder entender lo que está ocurriendo en tu cuerpo.
  • Re-construir herramientas necesarias para que puedas hacer frente.
  • Hacer tuyas técnicas de relajación y respiración para poder bajar los niveles de activación.

Objetivos protectores a largo plazo:

  • Aprender a gestionar la sensación de miedo al miedo.